Cinco razones por las que NO usar cosméticos naturales

218243102 d21c3c2320 o 700x453 1

Lo natural está de moda y en cosmética, más. Las cremas deben ser sin parabenos y los champús, sin sulfatos. Lo fabricado en una granja de Wisconsin es mejor que lo creado en el laboratorio suizo más puntero y las hierbas como ingrediente activo le comen terreno a los compuestos fabricados en probeta.

Por lo visto todo esto es fantástico y un claro signo evolutivo. A mi, no me lo parece tanto. Veamos por qué:

1. Pero, ¿qué os han hecho los parabenos?

Repitan conmigo: no hay ni un solo estudio científico (serio) que haya sido capaz de demostrar que los parabenos provoquen cáncer, contengan el “virus del émbola” o cualquier otra cosa mala. La gran bola formada alrededor de estos conservantes es, en un 99%, producto del marketing. Y no vale denunciar lo letal de este ingrediente mientras haces barbacoa, que eso (la carne chamuscada) sí que es cancerígeno y nadie prohíbe las butifarras. Por cierto, lo que sí ha podido probarse es que los parabenos son un excelente conservante que causa muy pocas reacciones alérgicas.

giphy

2. El testado en animales:

Testar en animales es el mal. Por el simple hecho de que, a día de hoy, no es necesario y pueden emplearse otros métodos (a nivel cosmético, se entiende). Pero es que, desde 2013, los que vivimos en Europa no tenemos que preocuparnos demasiado por este hecho, ya que en ese año se prohibió la distribución y fabricación de cualquier cosmético testado en animales. Sí, en toda Europa. Así que no suframos por los productos que compramos… pero sí por los que compran en China (por ejemplo) donde testar en animales es imperativo legal (aunque parece que también están tratando de arreglar esto). De modo que, si una firma trata de diferenciarse de su competencia diciendo que no experimenta con conejitos indefensos… desconfía. No tiene muchas armas que mostrar.

3. La frase ‘eso está lleno de químicos’. 

Desconozco el momento en el que la química pasó a ser un instrumento del demonio (una vez superado el Medievo, quiero decir). Pero os sugiero que recordéis esa frase la próxima vez que os toméis un ibuprofeno. ¿No será mejor una manzanilla, que no está ‘llena de químicos’?. Ya puestos, podéis elegir ‘bate de béisbol’ como alternativa natural a la anestesia general. Ah, y como diría Walter White, todo esta lleno de químicos porque TODO es química. Sí, tú también.

giphy 1

4. Los derivados del petróleo (aceites minerales)

Tampoco gustan nada. Principalmente porque, por lo visto, lo artificial es lo peor.

– Pero el petróleo es natural, se extrae de la tierra. Es tan natural como el aceite de Macadamia o la rosa Mosqueta.

– (…)

No hay más preguntas, señoría. Pero aquí hay unas cuantas razones más para no recelar.

5. Lo natural es inocuo.

El arsénico es natural. El ricino es natural. ¡Las semillas de manzana pueden matar! No, una lista de ingredientes naturales no hace que un producto sea mejor, aunque tampoco lo contrario. Pero la elección debería hacerse en base a hechos y no especulaciones y a argumentos pseudocientíficos.

En resumen: todos somos libres de escoger un cosmético en base al argumento que queramos. Lo que no es tan bonito es la desinformación, la pseudociencia y el marketing rastrero. Escoger un producto natural puede ser una magnífica opción, pero también puede serlo no hacerlo.

Entrada siguiente

Diez trucos de belleza que aprendí de los Simpson

Sáb Oct 24 , 2020
Los fanáticos de Los Simpson sabemos perfectamente que hay una situación de esta serie para cada momento de la vida real. Pero los fanáticos de Los Simpson Y fanáticos de la belleza, sabemos además que la serie de la familia amarilla puede darnos más de un consejo útil en este campo. Y […]
trucos de belleza que aprendí de los Simpson